Carta abierta a la izquierda ‘progresista’ de alcorcón

Posted on septiembre 17, 2012

0


Planta del Ensanche Norte en el PGOU del PSOE

No sabría por dónde comenzar esta carta debido a la indignación y frustración con que he recibido la noticia de que Eurovegas se va a instalar en Alcorcón. El fin de esta misiva no es resaltar una vez más todas las nocividades que este proyecto va a traer –de eso ya se han encargado otros en más de una ocasión- sino el denunciar la política llevada a cabo por los gobiernos de izquierdas en nuestro territorio, y que han facilitado, cuando no auspiciado, la llegada hasta Alcorcón de un engendro como Eurovegas.

Como la memoria es corta, hagamos un poco de historia. Recuerdo que en el plan de ordenación urbana de 1987, los terrenos donde ahora se quiere colocar el complejo de casinos del señor Adelson estaban calificados como suelo no urbanizable protegido. Esto cambió con la subida al poder del grupo municipal popular y su alcalde Pablo Zúñiga, que en 1999 presenta un nuevo plan de ordenación en el que prevé la urbanización de la zona norte de Alcorcón, según sus deseos de establecer un nuevo Somosaguas en nuestro municipio. Tan lamentable y deficiente debió ser aquel plan que pretendía cambiar los usos del suelo, que la propia Comunidad de Madrid –dirigida en aquel entonces por Ruiz Gallardón- lo echó para atrás por falta de documentación y defectos de forma. Dicho plan de ordenación nunca se volvió a presentar con las correcciones solicitadas y me imagino que permaneció cogiendo polvo en alguna oficina de la Comunidad.

En 2003, el PSOE recupera de nuevo los sillones del ayuntamiento, esta vez con Enrique Cascallana –ahora insigne miembro de la Asamblea de Madrid- a la cabeza. Parece ser que la idea del anterior equipo de gobierno de convertir en urbanizables los terrenos del norte de Alcorcón no les pareció mala, sino que además podría resultar provechosa. Así, en 2006 presentan un nuevo plan de ordenación –camuflado como rectificación del plan del 99- que proyecta la urbanización de todo el suelo que queda en el municipio, y que incluye la construcción de 25.000 nuevas viviendas, un parque tecnológico/industrial y la ciudad deportiva del Atlético de Madrid. Es decir, no sólo no se volvió a la situación anterior a 1999, sino que se preveía edificar hasta el último metro cuadrado libre de asfalto en Alcorcón. Y además, se nos vendió el proyecto como un progreso para la ciudad y hasta se le calificó de actuación sostenible.

Ahora, con Eurovegas, tanto PSOE como IU se lanzan las manos a la cabeza ante esta nueva aberración medioambiental. Pero precisamente la repercusión de su anterior plan urbanístico se podría tildar con cualquier adjetivo, pero no con el de sostenible, a tenor del número de viviendas a construir, la extensión de terreno ocupado y los recursos energéticos necesarios para alimentar este nuevo Alcorcón. La justificación de más vivienda pública no podía ser sostenible, sobre todo cuando el número de viviendas protegidas programadas era el mínimo establecido en la ley de suelo de la Comunidad, el ensanche del sur de la ciudad ha quedado a medio edificar y la empresa municipal de vivienda se encuentra en concurso de acreedores… Tampoco parece muy sostenible sustituir el terreno actual no edificado (tenga o no tenga valor medioambiental reseñable) por unos cuantos parques artificiales y unas montañas verdes junto a las carreteras. Ni resulta demasiado sostenible añadir cerca de 70.000 residentes nuevos a Alcorcón, uniéndola a las poblaciones anexas de Móstoles, Villaviciosa o Boadilla. A pesar de ello, prefirieron anteponer su sostenibilidad a la existencia de un espacio libre de circulación. En definitiva, ellos pudieron impedir la urbanización del sector norte y no lo hicieron, sino que la aceleraron.

La lógica mercantil o como quiera que se llame les impelía a continuar con el desarrollo y el progreso de la ciudad. Sus ansias megalómanas no se quedaron ahí y decidieron acompañar dicho proyecto con otras obras que dotaran a Alcorcón de identidad y la diferenciaran de las ciudades vecinas del sur. Ahí tenemos el Creaa o el nuevo ayuntamiento, sendos ejemplos de moderna a la vez que funcional arquitectura…

Todos estos motivos, me impiden entender su pseudo-oposición al proyecto Eurovegas. O mejor dicho: la entiendo demasiado bien.  Tanto PSOE como IU no se encuentran posicionados contra Eurovegas en sí, sino contra los efectos más visibles derivados de su instalación. De ahí lo de pseudo-oposición. A Enrique Cascallana, a IU y a más de uno que iba hacer negocio con el plan de ordenación del PSOE, no les preocupa que se construya Eurovegas, sino que ellos no puedan construir su desarrollo en el ensanche norte.

Por si no hubiese quedado del todo claro su posicionamiento, su última jugada fue instar a Ayuntamiento y Comunidad a presentar un recurso contra la sentencia del tribunal superior de Madrid que devuelve a los terrenos del ensanche norte su uso rústico. A día de hoy, a pesar de la sentencia de dicho tribunal, el comienzo de las obras sólo es cuestión de tiempo debido al cambio en la Ley de Presupuestos de la Comunidad el junio pasado. Y es que unos desbrozan el camino, y otros lo recorren.

Por todo ello, no creo que sean precisamente ellos los que tengan legitimidad alguna para oponerse a este proyecto.  Deberían cuánto menos demostrar un poco de respeto por la gente. Pero todos sabemos que el respeto no es algo de lo que hacen gala cada día los políticos-vividores… Quizá pedir que estuvieran calladitos sea demasiado. Por todo lo anterior y por haber conseguido llegar a la situación en la que ahora nos encontramos, les doy las gracias y les remito mi más sinceras felicitaciones: han hecho de Alcorcón una ciudad sostenible y de progreso.

Un vecino de Alcorcón.

——————————————–

*Para más información sobre el último PGOU presentado por el PSOE:

http://www.ayto-alcorcon.es/portal/vivienda/distritonorte

Anuncios
Posted in: Textos