Plantar cara a ‘Eurovegas’ o cómo subirse a su carro

Posted on marzo 19, 2013

0


Salones de juego y bingos languidecen desde hace años en Castilla-La Mancha. La crisis y la prohibición de fumar, además de un marco restrictivo que limita la oferta lúdica y la publicidad de los establecimientos, han hecho retroceder el negocio justo en plena ebullición del juego on-line y de megaproyectos como ‘Eurovegas’.

El Gobierno regional, sin embargo, ha optado por apostar fuerte y, con el visto bueno del sector, está impulsando una nueva regulación que esta semana ha iniciado su andadura parlamentaria con la toma en consideración, por parte de las Cortes autonómicas, de la Proposición del Ley del juego y las apuestas de Castilla-La Mancha.

La iniciativa, que contó con el voto favorable del PP y la abstención del PSOE, pretende «adaptar la obsoleta legislación a la realidad actual», permitiendo «la supervivencia del empleo y las empresas» y convirtiendo el juego en un complemento al turismo. Así lo ha expuesto el consejero de Hacienda, Arturo Romaní, que defendió la propuesta de su partido alegando que, incluso, el nuevo escenario posibilitará «atraer demanda de juego de otros territorios».

Esa es, precisamente, una de las claves de la actividad que se propone en la Región: Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma sin casinos, lo que deja fuera del alcance de la clientela alguna de las modalidades más en boga como el póquer. Ahora mismo, los castellano-manchegos seguidores de este juego de envite no tienen más remedio que desplazarse a otros lugares o conformarse con la amplia oferta de portales de Internet.

Con la nueva ley, salas de juego y bingos se fusionan y dan paso a los llamados establecimientos de juego, donde tendrán cabida las propuestas que ya existen y, como gran novedad, «otros juegos cuya práctica hasta la fecha quedaba reservada a los casinos y que ahora pierden esta exclusividad», como ocurre con el póquer, la ruleta americana, el veintiuno o ‘black jack’ y las apuestas.

¿En qué consisten?

Son los ‘minicasinos’ o, como señala el secretario de la Asociación de Empresarios de Bingo de Castilla-La Mancha, Juan José Sánchez, los ‘bingo-casinos’, en los que convivirá el bingo tradicional con todas las nuevas alternativas de azar, incluyendo el bingo electrónico cuya orden también ha publicado hace apenas unos días el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

«Van a ser como grandes centros de ocio», dijo el representante de los empresarios de bingo en la Región, quien señaló que la oferta se aglutina «igual que uno antes iba a la carnicería y a la panadería y ahora va a al súper». También permite hacer negocio sin tener que dar el paso de inversiones millonarias como las que supone un casino tradicional. El sector, de hecho, recuerda el intento fallido que supuso el proyecto ‘El reino de don Quijote’ en Ciudad Real, concebido en paralelo al aeropuerto que nunca llegó a despegar en esta provincia.

La nueva ley del juego no cierra la puerta a que alguna vez Castilla-La Mancha cuente con un casino como los que existen en todas las comunidades vecinas, pero extiende el abanico a los citados establecimientos de juegos, las zonas de apuestas en recintos deportivos o feriales y los establecimientos de hostelería.

Pluralidad

«Tal y como se plantea, la ley castellano-manchega fomenta la iniciativa y la pluralidad empresarial, introduciendo un modelo más abierto y acorde con las características de la Región», señaló el secretario general de la Federación de Asociaciones de Máquinas Recreativas de Castilla-La Mancha (Famacasman), Jesús María Molina.

Para este profesional, no tiene sentido poner en marcha un casino en Ciudad Real «si luego a la gente de Albacete le va a resultar más fácil, por distancia, irse a Murcia o la Comunidad Valenciana».

Sin embargo, desde Famacasman advierten del reverso de la cuestión, y es que se produzca una masificación de locales o un «efecto llamada» que, a la larga, resultaría igualmente perjudicial.

Solo por lo que respecta a las máquinas recreativas, en los últimos años se ha producido un descenso del 20% en el total que se contabilizan en la Región. De más de 11.000 se ha pasado, a finales de 2012, a poco más de 9.200. El descenso se ha repetido en las cinco provincias castellano-manchegas, según datos de la Federación regional.

En cuanto a los salones de juegos, actualmente existen 46 en la comunidad autónoma, «uno de los ratios más bajos a nivel nacional», señaló Molina, quien afirmó que en el último año han cerrado dos salones de este tipo en Castilla-La Mancha aunque no en Albacete, donde la cifra, 17 en total, se ha mantenido estable.

Independientemente de la cantidad de establecimientos -y sin olvidar que las máquinas en los bares también se han visto afectadas por los cierres en la hostelería-, la recaudación se ha resentido desde el inicio de la crisis, con una bajada del 40% desde 2009. Así lo señalaba el representante de Famacasman, quien afirmó que el impacto «más dramático» se produjo en 2011 como consecuencia de la prohibición de fumar, mientras que la tributación «ha seguido igual».

La misma suerte han corrido los bingos: de las 16 salas que se repartían por todo el territorio castellano-manchego han quedado siete «y muy tocadas», explicó el secretario de la Asociación de Empresarios de Bingo de Castilla-La Mancha. En la capital albaceteña, el que más y el que menos recuerda un puñado de establecimientos, que han dado paso a uno solo en la actualidad.

Ley antitabaco

«El monoproducto, la crisis y el ‘hándicap’ del tabaco nos han abocado a la situación que tenemos ahora», señaló Juan José Sánchez, quien detalló que el 70% de las personas que acuden al bingo son fumadoras.

Todo esta ‘travesía en el desierto’ se agudiza con el otro gran lastre del sistema actual de juego en Castilla-La Mancha, el juego on-line. Esta opción «vende póquer, vende ruleta, y encima el que juega fuma porque está en su casa y puede», subrayó el representante de las empresas de bingo. «Nosotros, frente a ello, somos los que tenemos los locales y los que pagamos impuestos», manifestó.

También los que no pueden hacer publicidad, algo que sí se contempla para las innumerables casas de apuestas por Internet que están proliferando y que no es raro ver anunciadas en cada evento deportivo. «En nuestro caso, la ley no nos permite anunciar que se abre un salón de juego en Albacete», señala el representante de la Federación de Asociaciones de Máquinas Recreativas. La nueva ley regional va a subsanar este desequilibrio que se remonta, según explicó Jesús María Molina, a la entrada en vigor de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, que establece el nuevo marco del juego estatal incluyendo las modalidades on-line.

«En junio del año pasado se concedieron las primeras licencias a empresas», contaba Molina, quien se refirió no solo a la situación de desigualdad respecto al juego estatal en materia publicitaria sino en el ámbito fiscal, ya que la tributación se establece «en base a una cuotas fijas y no en función de los beneficios».

Famacasman asegura que el marco legal que se está tramitando es «interesante» y «necesario» para el sector porque además «simplifica las trabas administrativas» a las que tienen que hacer frente las empresas del sector, aunque también apuntan a la existencia de aspectos negativos como es el hecho de que «se establezcan nuevas tasas por cada trámite». Según la Federación, «por cada máquina ya se paga una tasa, que además es la misma que hace unos años y no tiene en cuenta que la recaudación se ha desplomado», a la que se van a sumar ahora otras nuevas: «Eso supone una carga más y dará lugar a nuevas bajas».

Premios

Por cierto, que las máquinas recreativas mayoritarias en Castilla-La Mancha son las del ‘tipo B’, que son las que se instalan en establecimientos hosteleros y en salones de juego y bingos. Las que podemos encontrar en los bares tienen un premio máximo de 240 euros, que sube hasta los 600 euros en los salones de juego y los 6.000 en las máquinas especiales de los bingos. Una cifra elevada, pero muy alejada de los premios «muchísimo más grandes» que la ley estatal de 2011 permite por Internet.

Hay otras máquinas recreativas más allá del ‘tipo B’. Son las del ‘tipo C’, restringidas a los casinos y, por tanto, inexistentes en la Región, y las del ‘tipo A’ o de videojuegos, ya residuales hasta el punto de que se pueden colocar «sin trabas» en los locales.

http://www.laverdad.es/albacete/v/20130317/albacete/plantar-cara-eurovegas-20130317.html

Anuncios
Posted in: Noticias